El aceite trufado da un toque especial de aroma y sabor a los platos dónde lo utilicemos. Es más sabroso si lo utilizamos en crudo ya que a temperaturas altas pierde aroma y sabor. El proceso de trufado es muy sencillo:

  • Elige el aceite a trufar, puede ser de oliva o de girasol
  • Introduce una trufa en el recipiente y déjala durante 3 días
  • Pasado este tiempo, saca la trufa (puedes utilizarla para cocinar ya que estará en perfectas condiciones).
  • Mantén el aceite bien cerrado y alejado de la luz.

Puedes añadirlo a las ensaladas, verduras o hacer una mayonesa y verás que extra de sabor adquieren.

Es conveniente no trufar grandes cantidades de aceite ya que con el tiempo va perdiendo cualidades.

*De la misma manera se puede trufar también coñac.

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *