Los alimentos grasos son ideales para trufar, por lo que los quesos se trufan con facilidad y resultan deliciosos. El proceso es similar al de trufar huevos:

  • Seleccionamos un queso cremoso tipo Brie o Torta del Casar
  • Lo introducimos en un recipiente con una trufa entera o laminada
  • Lo dejamos todo junto bien cerrado en la nevera durante al menos dos días.

Podemos consumirlo sobre láminas de pan y gratinado en el horno con un poco de cebolla caramelizada,  ¡está delicioso!

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *